Home   Index_blog   blog   Cómo saber si sufro legionelosis

Cómo saber si sufro legionelosis

Ecoambiente Salud Ambiental

Aunque siempre asociamos la legionella al periodo estival, no está de más dedicarle un post en esta época del año en la que su enfermedad puede confundirse fácilmente con una gripe o una neumonía dada la similitud de los síntomas que sufre la persona que la contrae. Por este motivo, hoy vamos a aprovechar nuestra experiencia realizando tratamientos para la legionella y contarte cuáles son los síntomas de la legionelosis, la enfermedad que se desencadena al entrar en contacto con esta bacteria.

Efectivamente, la enfermedad de la legionelosis puede resultar muy complicada de diagnosticar porque sus síntomas son muy similares a una gripe fuerte o a una neumonía. De hecho, incluso cuando se realiza una radiografía del tórax será muy difícil apreciar la diferencia entre ambas.

Síntomas más comunes

Escalofríos, vómitos, diarrea, tos, dolor de cabeza, fiebre alta, fatiga, dolores musculares, pérdida de apetito, dificultad para respirar, falta de coordinación, mareos, malestar general… ¿te suenan? Podríamos estar hablando perfectamente de una gripe pero sin embargo también son los principales síntomas de la legionelosis.

Llegados a este punto, y sin desear alarmar a nuestros lectores, cuando una persona tiene todos los síntomas de una gripe o neumonía y estos no remiten, lo más aconsejable es realizar una prueba de laboratorio que garantice el perfecto funcionamiento de los riñones, ya que en el caso de tratarse de legionelosis, el funcionamiento de estos órganos puede verse alterado. He aquí la pequeña diferencia que en ocasiones puede ser determinante para diferenciar cuándo una persona está sufriendo de verdad una legionelosis.

Obviamente, realizar un análisis del entorno que frecuenta esa persona también puede resultar muy aconsejable. Si la persona acude a espacios donde abundan los suministros de agua como piscinas, vestuarios públicos, hospitales… y sobre alguno de ellos no se ha aplicado nunca ningún tratamiento para la legionella, puede ser muy factible que la bacteria haya viajado a través de ellos y entrado en contacto con personas mediante sus aerosoles, verdaderos causantes y transmisores de la enfermedad.

Cuando se produce un brote de legionella, resulta fundamental atajarlo lo más rápido posible mediante la intervención de empresas especializadas que cuenten con experiencia en la eliminación de este problema. Es el caso de Ecoambiente Salud Ambiental, donde nuestro equipo, tecnología y experiencia nos convierten en la opción perfecta para acabar con la legionella de cualquier espacio que la sufra. Llámanos e infórmate sobre este servicio.



Comments are closed.