Procesionaria

Control de Procesionaria:

Síntomas:
  • Filas de orugas en los troncos de los árboles y alrededores.
  • Nidos o Bolsas de seda en los árboles, sobre todo en los pinos.
  • Daño en la vegetación, sobre todo en pinos, abetos y cedros.
  • Pueden afectar a personas y animales, ya que están cubiertas por unos pelos urticantes que pueden provocar irritación en los ojos y en la nariz, y reacciones alérgicas.
Tratamientos:
  Insecticidas BiológicosAspecto de insecticida normal.Está compuesto de miles de bacterias. Se mezcla con agua y se aplica pulverizando con mochila, termonebulizador  o en tratamientos aéreos en Ultra Bajo Volumen (ULV).
  Insecticidas inhibidores del crecimiento.
Estos insecticidas, también denominados insecticidas biorracionales, perturban algún proceso elemental de los insectos, por ejemplo, la interrupción de la muda de las orugas. Se están usando bastante para tratar masas forestales de pinos, más incluso que el Bacillus. Son insecticidas respetuosos con el medio ambiente.
  Insecticidas químicos convencionales.
Sirven para Procesionaria del pino aquellos que contienen piretroides como materia activa. El tratamiento químico de los bolsones se lleva a cabo mediante la pulverización directa con el insecticida, usando mochila pulverizadora para árboles pequeños y medianos. Turbina sobre vehículo para alcanzar gran altura.
  Trampas con feromonas.
Otro método de control consiste en instalar trampas que llevan en su interior una pequeña cantidad de feromonas sexuales.

La feromona sexual sintética de la hembra de Procesionaria del pino (“pityolure”)     atrae a los machos y éstos quedan atrapados. De este modo, no se producirá la fecundación de las hembras.
El método está concebido para aplicarlo a pinares con niveles de infestación bajos. La máxima  eficacia se consigue usando feromonas una vez que se han reducido los niveles importantes de la plaga con alguno de los productos anteriores. Las feromonas son un complemento ideal a la fumigación.

Otra importante utilidad de las trampas con feromonas es para determinar el momento en el que se producirá el nacimiento de las orugas, lo que permitirá afinar con la fecha ideal de los tratamientos.

Las trampas se cuelgan en las ramas. Con una trampa por hectárea (10.000 m2), es suficiente. Se colocan al comienzo del periodo de vuelo, en verano. A título orientativo, podemos decir que las poblaciones más precoces, que corresponden a localidades frías, empiezan a volar a mediados de Junio, y las más tardías, en Septiembre.

Prevención y Mantenimiento:

Poda y buen mantenimiento de los árboles, sobre todo en pinos, así como limpieza del mismo. Difícil prevención del problema, por ello mantenerse lo más alejado del contacto con la plaga hasta su solución para evitar posibles daños cutáneos y respuestas alérgicas.

Cortar y quemar los bolsones, los tratamientos con productos deben complementarse con la eliminación mecánica de los bolsones. En las zonas cálidas, a la primera quincena de diciembre, y en las zonas más frías, a mediados de noviembre.

Mejor hacerlo por la tarde, para que no darles tiempo a rehacer el bolsón. Morirán de frío por la noche.

Tipos de Procesionaria:

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una especie de lepidóptero. Abunda en los bosques de pinos de Europa del Sur y central, donde es una plaga muy extendida. Además de los pinos, habita también en cedros y abetos.

Las orugas (fase de larva) están cubiertas de pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en los seres humanos, así como intensas reacciones alérgicas.

Los individuos adultos en forma de mariposas se aparean en verano. La hembra pone sus huevos sobre las copas de los árboles, formando puestas muy características en forma de espiral alrededor de una o dos acículas.