Garrapatas

Control de Garrapatas:

Síntomas:
  • Detectar garrapatas vivas o muertas, ya sea en nuestras instalaciones, animales de compañía o sobre nuestro cuerpo.
  • Saber que siempre van adosadas a animales o personas, por ello examinar nuestros animales de compañía minuciosamente es el mejor modo de mantener la plaga a ralla.
  • Detectar en la piel la picadura de la garrapata, enrojecimiento e incluso infección.
Tratamiento:
Como medida previa al tratamiento, asegurarse de que los animales de compañía están correctamente tratados para este tipo de plagas, acudiendo a especialistas en la materia y mediante productos repelentes y desinfectantes.
Tratamiento Químico: Solemos actuar en exteriores y lugares donde suelen residir animales, por lo que actuamos con productos insecticidas mediante pulverización en cantidades elevadas.
Es importante junto con la fumigación asegurar el tratamiento en los animales portadores.
Prevención y Mantenimiento:

Limpieza e higiene general en las instalaciones. La garrapata siempre va adosada a un portador, ya sean mamíferos o aves. Por ello es común encontrarla junto al ganado, en criaderos de aves y en las ciudades en animales de compañía. La garrapata suele estar no sólo en zonas con vegetación sino también en muros, terrenos, etc. a la espera de un hospedador apto. Cuando lo percibe salta sobre él. Vagan por su cuerpo buscando un sitio seguro, como el cuello o la cabeza donde el perro no pueda arrancárselo, y allí se anclan e introducen su aparato chupador. Durante varias horas se alimentan de la sangre hasta quedar satisfechas. Luego se desprenden voluntariamente y caen al suelo para continuar su ciclo.

Por ello, es muy importante la limpieza de nuestros animales de compañía para evitar que la plaga entre en nuestras viviendas.

En el campo, es importante el control de estos parásitos en establos o lugares propios de los animales, donde se debe tratar el problema.

  • Actuación en caso de picadura:En su boca, las garrapatas tienen una estructura que les permite engancharse firmemente al lugar del que están chupando sangre.En caso de encontrarla pegada a la piel, la forma correcta de retirarla es usando unas pinzas, de punta estrecha curvadas, con las que sujetaremos la garrapata por su zona bucal, lo más cerca posible de la piel del hospedador, evitando aplastar el cuerpo. A continuación realizar una tracción continua y lenta (podría llevarnos casi un minuto), progresiva, sin excesiva fuerza, nunca bruscamente, en perpendicular a la piel hasta conseguir su extracción. Nunca retorcer la garrapata, aplastarla, tirar de ella con los dedos, o echar alcohol u otros métodos tradicionales, ya que puede quedar parte de la cavidad bucal del arácnido dentro de la picadura e infectarse.
Tipos de Garrapatas:

Los ixodoideos son una superfamilia de ácaros, siendo los de mayor tamaño, conocidos vulgarmente como garrapatas. Son ectoparásitos hematófagos (se alimentan de sangre) y son vectores de numerosas enfermedades infecciosas entre las que destacan el tifus o la enfermedad de Lyme.

La garrapata se termina soltando del animal cuando se llena, pero esto puede tardar varios días. En su boca, las garrapatas tienen una estructura que les permite engancharse firmemente al lugar del que están chupando sangre. Lo primero que hay que aclarar es que la mayoría de las picaduras de garrapatas son inofensivas, no conllevan la transmisión de gérmenes patógenos, eso sí, una vez detectada la garrapata se debe retirar lo antes posible, sin precipitación, pero sin dejar pasar tiempo innecesario.

Ixodidae, también llamadas Garrapatas Duras:
Atacan a numerosos mamíferos, incluido el hombre.
Argasidae, también llamadas Garrapatas Blandas:
Parasitan sobre todo a aves.