Desinfección

Desinfección:

La desinfección consiste en producir la muerte de los microorganismos que se encuentren en ambientes y superficies, tales como bacterias, hongos, algas, protozoos y virus, mediante la utilización de una sustancia química llamada desinfectante que pertenece a la familia de los biocidas.
La desinfección es fundamental en empresas de los sectores higiénico-sanitario, hotelero y alimentario para prevenir las enfermedades infecciosas.

Síntomas:

Manifestación de cualquier enfermedad derivada de la falta de higiene y limpieza en las instalaciones derivada de la presencia de agentes patógenos como bacterias, virus o protozoos. Además de los problemas añadidos que producen tener un local mal desinfectado o sucio, como contaminación de alimentos, productos o el mismo malestar derivado de la falta de higiene.

Tratamiento:

La desinfección es una técnica de saneamiento que tiene como finalidad la destrucción de los microorganismos patógenos. Trata de mantener los niveles de contaminación microbiana dentro de los límites considerados aceptables, desde el punto de vista teórico-sanitario.
La desinfección puede realizarse mediante la utilización de agentes físicos y químicos, siendo los oxidantes clorados (lejias, hipocloritos, etc.) los más utilizados en la desinfección de superficies por fregado.
El procedimiento utilizado para este tipo de tratamiento es:

  Limpieza y desinfección de las instalaciones.
  Pulverización directa del biocida sobre las superficies contaminadas.
Nebulización y microdifusión: consiste en la transformación de una solución líquida en gotas muy pequeñas, formándose una niebla húmeda, de forma que el producto permanece bastante tiempo flotando en el aire, cubriendo así una mayor superficie de tratamiento y con un mayor poder de penetración.
Prevención y Mantenimiento:

Los microorganismos patógenos que las plagas introducen en sus instalaciones hacen que los métodos de prevención, protección y eliminación sean fundamentales. En las instalaciones donde se elabora comida, las instalaciones agrícolas, los hospitales, los quirófanos, las farmacias, las residencias de ancianos, los hoteles, las guarderías o los restaurantes, entre otros, son necesarias unas medidas eficaces de limpieza y desinfección para asegurar la higiene y protección ante enfermedades infecciosas.
Otro aspecto importante es la supervisión microbiológica de la calidad del aire, con objeto de asegurarse de que se ajuste a los estándares, ya sea natural o mediante sistemas de filtrado o de aire acondicionado.

Tipos de Plagas:
  Las bacterias: son microorganismos unicelulares que presentan un tamaño de unos pocos micrómetros (entre 0,5 y 5 μm, por lo general). Las bacterias son procariotas y, por lo tanto, a diferencia de las células eucariotas (de animalesplantashongos, etc.), no tienen el núcleo definido ni presentan, en general, orgánulos membranosos internos. Muchas bacterias disponen de flagelos o de otros sistemas de desplazamiento y son móviles. Del estudio de las bacterias se encarga la bacteriología, una rama de la microbiología.
  Un virus: es un agente infeccioso microscópico que sólo puede multiplicarse dentro de las células de otros organismos. Los virus infectan todos los tipos de organismos, desde animales y plantas, hasta bacterias y arqueas. Los virus son demasiado pequeños para poder ser observados con la ayuda de un microscopio óptico, por lo que se dice que son submicroscópicos. Los virus se hallan en casi todos los ecosistemas de la Tierra y son el tipo de entidad biológica más abundante. El estudio de los virus recibe el nombre de virología, una rama de la microbiología.
Los protozoos: son organismos microscópicos, unicelulares eucarióticos; heterótrofos, fagótrofos, depredadores odetritívoros, a veces mixótrofos (parcialmente autótrofos); que viven en ambientes húmedos o directamente en medios acuáticos, ya sean aguas saladas o aguas dulces. La reproducción puede ser asexual por bipartición y también sexual por isogametos o por conjugación intercambiando material genético.